Todos somos Charlie

2015 no empieza siendo divertido. El año de la prometida salida de la crisis se ha convertido, en sus primeros compases, en un año de terror, un año de duelo.

Doce muertos. Doce. De los cuales, ocho son periodistas, provocadores y críticos. Un ataque a la libertad de expresión, a nuestra unidad como pueblo europeo. Un ataque que me duele como si me hubieran golpeado a mí mismo.

Veo el vídeo de la pregunta al exdirector de ‘Charlie Hebdo’. “¿Qué tal estás?”

Un discurso con las palabras justas: “hay que seguir riendo”. Pues sí, Philippe, hay que seguir riendo. Pero hay que seguir criticando, si cabe con más enjundia, poniendo el acento en lo injusto, en lo que debe cambiarse, en la lucha contra la intolerancia, contra aquellos que se creen mensajeros de Dios mientras matan a gente. Levantar el dedo, como en la portada de The Independent a los que nos han atacado como sociedad. Que todo el peso de la justicia caiga sobre ellos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s